lunes, 2 de noviembre de 2009

Lo tuyo, siempre mola más


El soho tiene sus farolillos, pero el barrio mola más.
Las playas tropicales tendrán sus pececillos, pero el postiguet mola más.
La de Washington impone, pero la cara del moro mola más-
El big ben mola, pero el reloj de la rambla mola más.
La sirenita de Copenhague será muy mona pero el surfista de Alicante mola más.
El castillo de Disney mola, pero el de santa barbara mola más.
La fontana de Trevi tendrá más moneditas, pero la de luceros mola más.
El paseo de la fama tiene mucho glamour, pero la explanada mola más.


A lo largo de nuestra vida conoceremos ciudades con distintos monumentos y costumbres pero en el fondo lo nuestro siempre nos llena más. Me gusta viajar lo que significa conocer nuevos lugares, comprar souvenirs y hacer infinidad de fotos pero conforme pasan los días en una ciudad desconocida se echan en falta los detalles más insignificantes. Como por ejemplo comprar el pan en la panadería de la esquina o encontrarse con un viejo amigo por la calle. Por nada en especial, porque sí, por la misma razón por la que no hay arroz abanda comparable al que hace tu madre, fiestas más guapas que las hogueras, ni cerveza más rica que la Amstel. Porque lo tuyo, siempre mola más.

1 comentario:

  1. Te he firmado en la entrada anterior. En esta, ¿Ensayas para publicista? Un besazo

    ResponderEliminar